El Real Conservatorio Superior de Música de Madrid se encuentra ubicado en la calle Santa Isabel desde 1990. La localización de esta casa de la música es lo que antes se conocía como el Hospital Clínico de San Carlos, cuyo anejo era la  Facultad de Medicina y el proyecto del Hospital General de Atocha, hoy rehabilitado como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

No obstante, pese a que el actual emplazamiento del conservatorio se fijase en 1990, el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid existe desde que en 1830 fuera fundada por la reina María Cristina. Un siglo antes de esto, la música había quedado excluida dentro del ámbito de las Reales Academias de Bellas Artes que crearon Felipe V y  Fernando VI.

Gracias a María Cristina, homónima del conservatorio en aquella época, las clases de música comenzaron el 1 de enero de 1831.

Palacio de la familia Bauer, una de las ubicaciones en la historia del real Conservatorio Superior de Música de Madrid

Palacio de la familia Bauer, una de las ubicaciones en la historia del real Conservatorio Superior de Música de Madrid

Otra de las localizaciones importantes del conservatorio fue el palacio de la familia Bauer en la calle San Bernardo. La nueva sede se fijó en 1943, poco después, en 1951 Federico Sopeña fue nombrado Delegado del Gobierno y esto supuso una apertura hacia la cultura en general con un acercamiento a la juventud, una gran actividad de conciertos y actividades, la inauguración de una discoteca y la creación de la Revista Música, dirigida desde el Conservatorio junto con el Instituto Español de Musicología.

Hoy en día el Real Conservatorio de Música de Madrid es una institución afianzada que incluso está dentro del programa de becas europeas Erasmus. La actual directora es Ana Guijarro Malagón, quien es pianista y exalumna del centro.

Ser alumno en esta institución supone una gran determinación. Entre los múltiples test que componen las pruebas de acceso se encuentran análisis musical (armónico, formal, estilístico e histórico), interpretación (al menos tres obras de diferentes estilos en 30 minutos) o lectura a primera vista. En 2017 hubo tan solo 9 plazas para nuevos estudiantes de piano a las que se inscribieron 65 personas, se presentaron 51, superaron las pruebas 17 y, finalmente, fueron admitidas 11. Se ofertaron 12 plazas para las clases de violín, el número más alto, mientras que uno de los más bajos fue para las de arpa, de las que se ofertó tan solo una plaza y quedó desierta al no presentarse nadie ese año. El violín es el instrumento más demandado, seguido de cerca por el piano. Por eso, muchos aspirantes, al entrar en el centro, se decantan por instrumentos con “menos glamur” como el oboe, el fagot o el contrabajo. La plantilla de profesores para violín y piano también suele ser más amplia dada la demanda.

Datos del acceso de 2017 al Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Fuente: https://rcsmm.eu

Datos del acceso de 2017 al Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Fuente: https://rcsmm.eu

El conservatorio tiene en total 600 alumnos en los cuatro cursos que se imparten dentro de la carrera superior de música. Y puede decirse que estudiar estos cuatro cursos es el equivalente a estudiar una carrera universitaria al uso. De hecho, una de las exigencias para formar parte del centro es tener hecho el bachillerato. Como pasa con la mayoría de profesiones ligadas a las artes, no es fácil buscarse la vida siendo músico, las opciones de los alumnos al terminar pasan por ser profesores del conservatorio, irse al extranjero o intentar formar parte de una orquesta.


Más información:

Web del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.