La industria musical es un sector complejo. Derechos de autor, grabaciones, reservas, eventos… Son muchas las realidades que rodean a la figura del artista. Y por tanto, también son muchos los actores involucrados en estos procesos. Conforme más avanza la sociedad y aumenta el consumo de música, más figuras se van creando dentro de este sector.

Esto puede llevar a hacernos muchas preguntas cuando escuchamos a un músico hablar de su manager, agente de booking o productor. ¿Quiénes son cada una de estas personas y de qué se encargan? En este artículo, vamos a esbozar algunos de los actores más relevantes que conforman la industria musical.

industria musical

Casa productora

Una casa productora es el lugar donde se graban las obras de los músicos. Normalmente, se trata de un estudio con sus respectivos técnicos e ingenieros de sonido. Además de la grabación, los productores guían al artista en cuanto a temas de composición, arreglos, repertorio…

Actualmente, una casa productora es quien se encarga de la búsqueda de talentos para apostar por ellos, de cara a grabar su material y presentarlo a un sello discográfico que lo gestione y distribuya. En el pasado, todo esto era tarea de la misma discográfica, pero ahora la tendencia es que esta se restrinja a las cuestiones de desarrollo artístico y marketing. Se trata, por tanto, de un actor vital, ya que es el primero en ver el potencial y apostar por un artista.

Editorial de música

La editorial de música es quien gestiona los de derechos de autor de las obras de los músicos. En su actividad, una editorial se encarga de inscribir la obra en la SGAE y de vigilar y proteger los derechos de propiedad intelectual, así como de reclamar ingresos que, por muy diversas razones, no hayan llegado al autor. En definitiva, su deber es salvaguardar los derechos de autor de los artistas.

Agente de management

Consejero, guía, representante, negociador… Un manager puede llegar a ser muchas cosas a la vez. Su función principal es acompañar, guiar y proteger la carrera del músico. En su día a día, tiene que asegurarse de que este toma las decisiones correctas en base a sus objetivos artísticos, profesionales e incluso personales. En muchas ocasiones, el manager será quien de la cara por el músico en todas las relaciones con el resto de figuras que rodean su carrera artística. Debe ser, por tanto, alguien de confianza; una persona que sepamos que siempre va a velar por lo mejor para el artista.

Agente de booking

La función de un agente de booking es tan específica como necesaria: encargarse de la agenda del músico. Esta figura será la que determine el día a día del artista. El agente de booking concierta entrevistas, cierra bolos y programa las actividades del músico. Todo ello acompañado de un documento llamado timing, en el cual se elabora todo el cronograma de tour. Este documento le dice al artista sus horarios; dónde debe de estar y cuándo.

Sello discográfico

Ya lo hemos comentado de pasada, así que vamos a profundizar más en las labores del sello discográfico. Este agente es quien desarrolla la carrera del artista. En la industria musical, se trataría de la figura más empresarial; el que invierte en el producto musical. Un sello discográfico posee el presupuesto y los contactos necesarios para, con el material musical grabado, establecer estrategias de venta, marketing y distribución para maximizar las ganancias de ese producto.

Como hemos explicado antes, hace años el sello discográfico era tanto quien grababa como quien posteriormente distribuía y comercializaba. En la actualidad, estos sellos se suelen limitar a recibir el material ya grabado en las casas productoras, para desempeñar directamente las labores más mercantiles.


Estas son las figuras más importantes de la industria musical. Sin embargo, en muchas ocasiones, algunas de estas actividades se fusionan en una sola figura, como una agencia que sea de management y booking, o un sello discográfico que sea también editorial de música. El máximo exponente de esta fusión de servicios son las grandes discográficas como Universal Music o Sony Music Entertainment. En estos casos, los artistas firman con estos sellos un contrato 360º, donde todo lo que rodea a su vida artística lo gestiona la misma entidad. Los músicos que, por el contrario, no fichan por una gran discográfica, dividen estas necesidades entre diferentes figuras, gestionados así por una agencia de management, una editorial de música, una casa productora…

La industria musical es, por tanto, un mundo cada vez más grande y complejo. Con Internet, el consumo de música se está extendiendo y generalizando a una velocidad vertiginosa. Esto hace que cada vez sean más necesarias figuras que comprendan los mecanismos propios y tan cambiantes de este sector. Si crees que este es tu perfil profesional y quieres especializarte en ello, te animamos a conocer nuestro Máster en Music Management, una formación especializada en este campo.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.