A diferencia de su nombre, en Deep Delay Management son mucho más que managers musicales.

Deep Delay es una empresa española que nació en 2011 y cuenta a día de hoy con tres sedes en Zaragoza, Barcelona y Miami, desde donde se encargan del management y booking de artistas nacionales e internacionales así como de la organización y promoción de eventos musicales.

Hablamos con Daniel Alejandre, fundador y manager general de Deep Delay, sobre su trayectoria, funciones de una agencia, y el sector de la industria musical.

Daniel Alejandre Deep Delay

¿A qué os dedicáis en Deep Delay Management?

En nuestra agencia desempeñamos labores de management, booking y producción y promoción de eventos tanto nacionales como internacionales. Por ejemplo, actualmente estamos con la gira de Leslie Grace, y colaboramos con Live Nation Barcelona, con quien gestionamos artistas internacionales en España. Hemos gestionado el booking de INNA para el Love Festival en La Palma, Juicy M, Nicky Romero…. por ponerte un ejemplo.

¿En Deep Delay os centráis solo en la música electrónica?

No, principalmente tenemos artistas de música electrónica, reggaeton y trap, pero tampoco nos cerramos a ningún estilo en concreto.

¿Cuáles son las diferencias entre vuestras funciones como agencia de management y como agencia de booking?

Como managers, en Deep Delay invertimos y dirigimos la carrera de unos cinco artistas principalmente; es como la creación de un producto. En este sentido, nos encargamos de la gestión de sus plataformas musicales, como Spotify o YouTube, así como de los temas de prensa, presentación en clubs y eventos, gestión de sus redes… es decir, todo lo que conlleva construir y dar a conocer a un artista.

Cuando actuamos como agentes de booking, lo que hacemos es gestionar la agenda de los artistas, y en este aspecto ahora mismo llevamos a 54. Es un trabajo de atender llamadas, realizar reservas y organizar la logística de su día a día. Para hacernos a la idea, esto significa planificar todo lo que la persona hace desde que sale de casa hasta que vuelve, o lo que es lo mismo, su timing: viajes y desplazamientos, entrevistas previas, pruebas de sonido, actuación, compromisos como fotos, autógrafos…

¿Y cuál es vuestro papel de productora y promotora de eventos?

Producir eventos supone su organización 360º: escenarios, montajes, equipos técnicos, riders, personal técnico, entradas, salidas, seguros… Además, como promotora, también realizamos la inversión y promovemos nuestros conciertos y eventos, moviendo a las personas que traemos en festivales.

A la hora de traer a esos artistas, aparte de los nuestros, en Deep Delay somos asociados a la Asociación de Representantes Técnicos del Espectáculo, una organización donde estamos los representantes y managers de las agencias, y así tenemos acceso a todos los artistas que pertenecen a esa asociación.

¿A qué nivel hacéis estos eventos?

Tanto nacional como internacional. De toda nuestra actividad como promotora de eventos, aproximadamente un 70% los hacemos a nivel nacional con artistas internacionales, y el 30% fuera de España.

Por otro lado, hay que puntualizar que tenemos varias ramas. Para el público universitario ofrecemos fiestas, clubs y recintos privados, y también organizamos eventos junto a ayuntamientos, como en Salamanca o las fiestas de la Mercè en Barcelona.

En vuestra agencia ¿cómo distribuís el trabajo?

En primer lugar, decir que Deep Delay cuenta con dos agencias en Zaragoza y Barcelona, que se complementan entre ellas y desde las cuales nos encargamos del trabajo a nivel nacional y Europeo. Aparte tenemos otra en Miami, que está más enfocada a un nivel internacional y externo.

Luego, obviamente, cada uno tenemos diferentes funciones. Como departamentos, podríamos decir que está el de producción y booking, con figuras como jefe de producción, assistant manager… y por otro lado el departamento de marketing y comunicación.

¿Qué os diferencia como agencia?

Yo diría que nuestra apuesta por la marca y la imagen de la agencia. Cuando comenzamos nuestra andadura, la tendencia era que las agencias de management las llevaran los propios artistas, entonces la fama del músico se traspasaba automáticamente a su agencia. Sin embargo yo no soy artista, y al principio tampoco llevaba a ninguna persona reconocida, por lo que tuve que hacer un esfuerzo extra a nivel de imagen para mi agencia: marketing online, redes sociales, comunicación…

En este sentido, en Deep Delay invertimos mucho en marca. En cualquier otra agencia, esto no sería de interés ni les haría falta, porque el que lo lleva ya es un artista reconocido ¡y probablemente vendan 3 o 4 veces más que nosotros! Pero en nuestro caso tuvimos que hacerlo así, y precisamente esa imagen de marca es la que nos diferencia ahora. Digamos que nosotros tuvimos que construir el negocio más desde los cimientos, lo cual creo que hoy por hoy nos da más estabilidad.

evento deep delay

Evento organizado por Deep Delay

 ¿Cómo es vuestro día a día?

Realmente es un auténtico estrés (risas). Enero y febrero es cuando menos eventos celebramos, pero a partir de esos meses, desde que cerramos un bolo hasta que nos ponemos manos a la obra, es un sin parar. Para que nos hagamos a la idea, nosotros hacemos una media de 250 contratos al año, lo cual se traduce en unos 500 eventos. Por ejemplo agosto es un mes donde organizamos muchos, ¡hemos llegado a tener hasta diez celebrándose en un mismo día! Por ello, los primeros meses del año los dedicamos a preparar y organizar el trabajo que nos espera.

¿Crees que la industria musical es un sector difícil?

Desde mi punto de vista es un sector especial; es lento y a largo plazo. No es como otros negocios donde desde el primer momento ya puedes conseguir ganancias. Yo llevo ocho años y he notado la mayor afluencia desde hace dos. Es una industria con un público escaso al que es difícil acceder, por lo que este negocio solo es apto y rentable si duras. Eso sí, una vez consigues ese hueco tras muchos años, lo tienes asegurado.

¿Qué habilidades y conocimientos son necesarios para trabajar en esta industria?

Hay que entender la industria musical en su totalidad, todos los elementos que la componen. Hay que entender tanto de música en sí misma como comprender también su faceta de ocio y entretenimiento, que al fin y al cabo es la base que comparten todos los artistas independientemente de su estilo. Además también hay que comprender muy bien la carrera de un artista, lo que hay detrás que no se ve, y todos los aspectos de marketing que le rodean.

¿Y cómo es este marketing para los artistas?

Cuando hablamos de marketing online, nos referimos a sus redes sociales, páginas web, Spotify y otras plataformas musicales, Google y posicionamiento, newsletters, campañas segmentadas… y a nivel offline, sería todo lo relacionado con revistas, prensa…

Desde esta perspectiva de marketing ¿cambian mucho los públicos según el artista?

¡Sin duda! En nuestro caso, hemos podido diferenciar varios tipos de público según los estilos que manejamos. Por ejemplo, un público de trap o reggaeton es muy amante, pero con una capacidad económica no muy alta. Sin embargo, por ejemplo, actualmente estamos trabajando con música remember y aunque su público tiene una capacidad económica más alta porque es más mayor, es menos asiduo.

Concierto Deep delay

Concierto organizado por Deep Delay

¿Crees que las redes sociales han modificado el management de los artistas?

Bueno… mi opinión sobre las redes sociales, que no marketing online, es que no va a ser algo duradero. Es un boom y está bien aprovecharlo, pero creo que va a ser una moda pasajera.

¿Alguna actitud necesaria que hayas visto necesaria desarrollar para trabajar en este mundo?

La confianza. Es una actitud imprescindible en todos los negocios, pero creo que en este más. También creo que es muy importante saber lo que tienes y lo que ofreces.

¿Por qué recomendarias esta profesión?

Porque creo que, si te gusta, esto es un estilo de vida, no un trabajo. Eso sí, te tiene que atraer este mundo. Aparte de la música, te tiene que gustar la gente, el negocio, e incluso el riesgo. Pero si estás cómodo en este ambiente, el trabajo se transforma y pasa a ser tu día a día.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.