La industria musical está viviendo un crecimiento sin precedentes. Tras un comienzo de siglo XXI doloroso debido a la piratería, la música empieza a recuperarse. Son varios los factores que han provocado esta remontada. Aunque, como podemos imaginar, el principal protagonista ha sido la tecnología.

Al igual que el sector audiovisual, la música ha encontrado su salvación en lo digital. En el Global Music Report, Rob Stringer, CEO de Sony Music Entertainment, destaca que “este capítulo de la música grabada tiene el crecimiento más innovador y acelerado que hemos experimentado en décadas”.

El papel del mánager ante el cambio de la industria musical

Y es que el streaming es ahora el paradigma para la industria musical. Sin ir más lejos, gracias a estas plataformas, esta industria experimentó un crecimiento del 8% en 2017. Cada vez son más las diferentes plataformas streaming encargadas de distribuir música; con Spotify como referente, le han seguido soportes como Apple Music, Deezer o las recientes incorporaciones de Amazon Music y Youtube Music.

Pero no todo es música grabada en la industria musical.

Según Santiago Arroyo, director del Master en Music Management, ahora “el consumidor demanda música de calidad, tanto en sus dispositivos como en el directo”. Y en este aspecto, la música en directo también está de racha. El año pasado, las grandes promotoras y giras mundiales se apuntaron un record de entradas vendidas: 66 millones. Además, Arroyo explica que la música grabada y en directo se retroalimentan: “Cuanto mayor digitalización, mayor es la demanda de encuentros en directo con los artistas”.

El papel del Mánager Musical ante los cambios de la Industria Musical.

Y… ¿cuál es papel del mánager en todo este cambio? El director del master apunta que, en este contexto, “el mánager es un elemento de referencia, un asesor”, y puntualiza que “se trata de una persona que sabe navegar en un mercado que cambia cada vez más rápido; tiene contactos, conoce bien el panorama y las reglas del juego en un sector con muchos matices”.


Si bien podríamos mencionar numerosas razones que justifican la importancia del mánager en la actualidad, os dejamos a continuación las más importantes:

Necesidad de moverse en entornos online.

La música se ha trasladado de lo físico a lo digital. Y el entorno online cuenta con muchas peculiaridades. Una de las labores del mánager musical es estar actualizado y conocer estas características. Guiar al artista a la hora de moverse en estas nuevas realidades es esencial en el management musical.

Un complejo mapa de públicos.

El cambio digital en la música se ha traducido en multitud de actores. Los stakeholders de un grupo de música se han multiplicado. Aparte de discográficas, salas de conciertos o medios de comunicación, actualmente los artistas tienen que atender a un público que demanda cercanía y a las plataformas streaming, entre otros. Además, este incremento de actores viene acompañado de nuevas vías de comunicación con los diferentes grupos de interés. Si antes esta complejidad de públicos exigía una gestión profesional, ahora aun más.

Procesos de negociación.

El aumento de agentes en la industria musical implica nuevos procesos de negociación. Un grupo musical ya no solo tiene que negociar con la discográfica o la sala de conciertos. A la hora de distribuir su producto, tiene que atender también a las plataformas streaming, redes sociales, webs especializadas… Cada una de estas vías tiene sus propios intereses. Y para poder sacar el máximo beneficio de la negociación, es necesaria una figura que conozca en profundidad estos intereses.

Medios de comunicación.

Una de las novedades que ha traído Internet es la proliferación de medios digitales. En la industria musical, ya no solo existen radios musicales y revistas especializadas. Cada vez son más los blogs y magazines online centrados en música. Este incremento de medios de comunicación supone una especialización aun mayor. Así, nos encontramos webs orientadas a determinados estilos musicales o sectores específicos de la industria. A nivel de marketing y comunicación, esto es toda una ventaja. La especialización facilita la segmentación del público. Sin embargo, se necesita un experto en management que sepa hacer buen uso de esta herramienta.

Necesidad de diferenciación

Al igual que se han incrementado los medios de comunicación, el número de músicos también ha crecido. Las nuevas tecnologías facilitan la creación musical. Ya no se necesita un gran equipo para hacer música; con un poco de ingenio y un ordenador es suficiente. Aunque esto es una buena noticia para la música, los artistas ahora deben hacer un esfuerzo mayor por diferenciarse. Cada vez resulta más complejo destacar en un mercado colmado de bandas musicales. Aquí es donde entra en juego una de las tareas cruciales del mánager: encontrar un hueco de mercado a su artista.

A pesar de estas nuevas funciones del mánager, Santiago Arroyo concluye que la gestión musical en la actualidad sigue requiriendo las “habilidades personales tradicionales”. Entre ellas, destacada la “negociación, empatía, habilidades sociales y de comunicación, con unos fuertes valores personales para poder establecer vínculos profesionales y empresariales sólidos”. Por último, apunta que, en un mundo cada vez más digitalizado, el mánager musical ha de ser “todo un humanista en la gestión, con conocimientos muy diversos y algo de pasión”.


Sin duda, la industria necesita managers que gestionen su crecimiento. Si crees que tu perfil encaja en esta profesión… ¡Empieza ya a especializarte en management musical con nuestro Máster en Music Management!

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.