La ‘Recording Industry Association of America’ ha publicado el informe anual correspondiente a 2016 sobre el estado económico de la industria discográfica.

La RIAA ha desvelado que la industria de la música ha vivido su mejor año desde 2009, habiendo ingresado más de 13.200 millones de dólares.

 

Crece el streaming

El streaming, o lo que es lo mismo que la transmisión o descarga continua de archivos a través de internet en dispositivos electrónicos, ha aportado a ese total de millones de euros, un 51%. Es decir, más de la mitad de la música que se ha consumido el año pasado, proviene de utilizar dispositivos conectados a Internet. Por eso, plataformas que ofrecen esta opción como Spotify o Apple Music, han ido aumentado considerablemente su número de clientes. Un número mayor que las personas que aún siguen comprando música digitalmente, a través de iTunes, por ejemplo.

Si echamos la vista atrás, vemos como el streaming aún estaba instalándose en la vida de las personas ya que solo el 9% de los ingresos que la RIAA recogía, procedían del streaming.

A día de hoy, Spotify o Apple Music cuentan con más de 22 millones de cuentas de pago, convirtiéndose en los modelos de negocio que hacen más dinero en esta industria.

Al poco de aparecer Internet, la industria discográfica sufrió una pérdida considerable en el total de sus ingresos que, poco a poco, y con la aparición de estos modelos de negocio, empezó a generar un alto crecimiento en sus ingresos.

En todo cuento de hadas, siempre hay un patito feo y en este caso, son las ventas físicas que solo suponen un 21,8% de los ingresos aunque con el renacimiento del vinilo ha aumentado algo más.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.