Francisco Bautista Ortega Arenas

Francisco Bautista Ortega Arenas (Alcaudete, 1992) es un músico jiennense que lleva 23 años estudiando música y perfeccionando su técnica con el fagot. Sus estudios en España se han desarrollado entre el Conservatorio de Granada y el de Jaén, hasta que decidió pasar su último año de carrera musical en Alemania.

Ha participado en la Banda Sinfónica de Granada, en la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Jaén, ha realizado numerosos conciertos como segundo fagot con la “Kurpfälisches Kammerochester” de Mannheim y la Orquesta de la “Musikhochschule” de Mannheim y, actualmente, se encuentra cursando otro máster en Zúrich, al mismo tiempo que ejerce de profesor en un conservatorio privado en Basilea.

Hemos hablado con él para que nos hable acerca de su visión como músico en general y de las diferencias que ha podido observar entre España y Alemania o Suiza en cuanto a cultura musical.

El plagio en la industria musical

La primera referencia a la palabra plagio proviene del griego plágios y quería decir trapacero, engañoso. Esta palabra derivó, en el latín tardío, a plagium, que se usaba para designar la acción de vender a hombres libres como esclavos o la de robar esclavos. Hoy en día un plagiador es aquel que presenta una obra ajena como propia.

Esta obra puede ser cualquier cosa, un cuadro, un libro, una fotografía, un trabajo de investigación e, incluso, un formato televisivo o un guion.

La industria musical no se escapa de que esto ocurra y ha habido sonados casos de plagios entre grandes cantantes o grupos musicales.

El rey león musical

Los musicales como parte del escenario cultural de las ciudades

I - cómo se gestiona la organización de un musical

De los 10,2 millones de turistas que visitaron la ciudad de Madrid en 2018, un 13,84% lo hizo para disfrutar de espectáculos de artes escénicas, según el Anuario de Turismo de Madrid 2018. España es el primer país elegido como destino europeo para disfrutar de festivales de música en vivo. El número de asistentes a este tipo de eventos ha crecido un 9,3% con respecto a 2017.

Pero además de los festivales, el país se ha consolidado en la última década como uno de los principales destinos del mundo para ver musicales. Madrid solo está por detrás de Nueva York y Londres como destino para acudir a este tipo de eventos; se venden más de tres millones de entradas al año. En 2017, se representaron más de 16 000 funciones teatrales con impacto en 4,6 millones de espectadores.

música en la industria audiovisual

La música es el lenguaje universal por excelencia y supone un gran activo patrimonial y cultural para cualquier país. El gran poder de la música para evocar emociones ha hecho de ella un instrumento que lleva más de un siglo utilizándose para reforzar aquello que se desea transmitir en la industria audiovisual.

Antes de que el cine fuera sonoro, ya había una interacción entre este y la música. En muchas salas había pianos o, incluso, orquestas enteras, que tocaban música en directo, acompañando la acción que transcurría en pantalla.

Wizink center

WiZink Center es un pabellón de deportes cuyo espacio se adapa a diferentes formatos, como conciertos (93 celebrados en 2018). 

Hablamos sobre su historia y sobre la gestión de los eventos musicales de gran magnitud e impacto que en el se celebran.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.